Datos personales

Mi foto
Nací como un cuento. Crecí como un diario y pienso irme como una historia.

viernes, 11 de noviembre de 2016

QUIERO SER YO !




Se acabó la individualidad, lo singular, lo propio. La colectividad  lo ha fagocitado  y sin escrúpulos. Todo por el  bien de las grandes colectividades.
Si analizamos un poco la historia, -no hace falta retroceder muchos años-a nivel social,  moral, económico, político,  todavia  podíamos observar individualidades  y a cara descubierta, sin tapujos ni otras cortapisas. Esto  es así porque lo digo yo y porque me da la gana. Nadie manda en mí y si  fracaso es mi fracaso. Y si triunfo es mi triunfo  y mis méritos. Actualmente es todo al revés. Ahora el quiero se convierte en queremos, del singular hemos pasado al plural. Así los fracasos se convierten en colectivos, más diluidos y , eso sí, los éxitos aunque sean colectivos se pasan muy susceptiblemente a individuales.
 Anacronismos de la historia.
 
¿Dónde han quedado los negocios familiares, la panadería casera, la zapatería, la lechería, la droguería,  la satrería, la carnicería, la pescadería ambulante,  la fonda? ¿Dónde ese ambiente único, familiar y cercano que valoraba las características propias de cada individuo, que dejaba la barra de pan colgada en la puerta de tu casa?
Ahora entras en los grandes almacenes y grandes superficies por nada y sales con todo (lo que no necesitas)
Ahora ya no existe la libertad de expresión individual, -¡Tú cállate! - ha sido eliminada por la expresión colectiva, más fuerte, más democrática  y más violenta. Así las responsabilidades desaparacen. Hemos entrado directamente en “Fuente Ovejuna”. Hemos hecho nuestro el refrán “¿Dónde va la gente? Donde va vicente” (con minúscula). Porque apenas existen  Vicentes. Ahora no es el Sr.Vicente  o la Sra. Vicenta, son los otros YOS : el Partido , el Fondo Internacional, Las Naciones Unidas, el Consejo Regulador, la Comisión Gestora, La Comunidad, El Ayuntamiento, El Tribunal Supremo, el Parlamento, el Senado, la Colectividad, el Equipo Docente, el Equipo Médico…Ya no existe  el ladrón, el caco. Ahora se roba en grupo, son la banda, el colectivo de , la horda, etc.

El “yo” queda tan diminuto, tan empequeñecido que cuando se muere aparece el epitafio: “se ha muerto porque ninguno lo conocía”.
 
Y es por eso que ya estoy harto de seguir levantándome y acostándome a la misma hora,  ver los mismos programas  y escuchar las mismas canciones.  Ya no quiero seguir la moda que nos imponen y los colores. Quiero ser libre de influencias  para volar otra vez sin Ícaros a mi cargo. Quiero ser dueño de mi individualidad y poder decidir, cualquier cosa, aunque sea intrascendente,  sin obligaciones y condicionamientos.
Quiero ser Yo. Tampoco es tanto lo que pido.
 
PD: El concepto de yo (y su étimo latino egō) es un término difícil de definir debido a sus diferentes acepciones. A lo largo de la historia su definición se ha relacionado con otros términos como psique, ser, alma, conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada